Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Inicio
 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player


 El pueblo rarámuri de Mogótavo

El pueblo de 224 rarámuris de Mogótavo posee un territorio ancestral de 3,000 hectáreas en la región conocida como Divisadero de las Barrancas, municipio Urique, Chihuahua. Estudios antropológicos y arqueológicos concuerdan con el conocimiento tradicional serrano de la región acerca de que este pueblo de Mogótavo existe desde tiempo inmemorial. En el pueblo siempre se ha vivido en un estado comunal bajo las propias costumbres y tradiciones de la comunidad.

El peritaje antropológico elaborado por Mayra Mónica Meza Flores de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Escuela Nacional de Antropología e Historia, así como el peritaje arqueológico realizado por el arqueólogo Enrique Chacón, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, describen que en la comunidad de Mogótavo, las mujeres visten a la manera tradicional rarámuri. La dinámica étnica se mantiene y recrea en forma constante, a través de diversos elementos culturales prehispánicos y coloniales como: fiestas religiosas y sociales, delimitaciones territoriales, formas de vincularse con la naturaleza, organización del trabajo, manera de alimentarse, participación de similares formas de vida, ser miembros de una misma comunidad, tener una problemática común tanto al interior como al exterior del grupo indígena, poseer las mismas costumbres, hábitos y tradiciones que también relacionan diversos tipos de parentesco.

Estos elementos cohesionadores, entre otros, hacen que los conjuntos étnicos en general piensen, vivan y se identifiquen como indígenas; se trata de la expresión de una cultura que promueve que sus elementos sean funcionales en las comunidades al recrear y mantener los vínculos dentro de la etnia, al tiempo que establece suficientes diferencias con el resto de la sociedad que permiten delimitar identidades.

Los indígenas de la comunidad de Mogótavo viven en sus nuestras rancherías, constituidas por casas tarahumaras, que no tienen vidrios en sus puertas y ventanas ni piso de cemento. Viven dispersos, no en unidades compactas de casas, con calles, porque así ha sido la costumbre ancestral en las barrancas de la Sierra Tarahumara; sin agua potable, el agua la toman de los manantiales; sin transporte, caminan largas distancias en la sierra entre montañas y barrancas para desplazarse de un lugar a otro; sin calentones, sufren el frío implacable del invierno en las montañas, a veces sin cobijas y en muchas ocasiones sin comida.

Las fiestas religiosas y ceremoniales de la comunidad indígena las celebran en los lugares sagrados de su territorio, del cual ahora los inversionistas del desarrollo turístico Barrancas del Cobre pretenden desalojarlos, por ello es que acuden ante el Órgano de Justicia Agraria para que imparta justicia, e impida que los despojen de sus posesiones, casas, escuelas, tierras de cultivo, lugares sagrados, dispensario médico, flora y fauna que utilizan para comer y curarse; y que no los lancen y obliguen a vivir en unos cuartos de ladrillo donde los quieren reubicar sin su consentimiento, como si fueran animales o cosas que les estorban en sus propósitos de inversión para incrementar sus riquezas materiales, en detrimento de su integridad humana, jurídica, moral y espiritual.

Todos los miembros de la comunidad de Mogótavo son indios tarahumara o rarámuri, cuya existencia es inmemorial. La mayoría no entienden bien el español. Sus rasgos culturales indígenas contrastan en todos los sentidos con la cultura dominante, como la de los aquí demandados. Se puede decir que su lengua, cultura material y espiritual, organización social, ideas y creencias constituyen los estigmas de la situación y definiciones étnicas en tanto formamos parte de una cultura oprimida y explotada por la cultura dominante.

Provienen de un ancestro común con lenguas propias (rarámuri) y demás especificidades culturales generadas en esta región serrana, a pesar de la imposición de sistemas oficiales de gobierno. Son un grupo poblacional con mucho rezago y marginación por la discriminación de que siempre han sido objeto por parte del Gobierno y los chabochis (blancos). Por eso ahora este pueblo rarámuri recurre al Tribunal Agrario, para que les proteja y ampare de la amenaza de despojo de su territorio, posesiones, casas y su identidad como pueblo indígena rarámuri, ya que siempre han vivido en una profunda desigualdad de oportunidades, en clara desventaja en los logros en salud, educación y particularmente en las oportunidades de generación de ingreso.


Tierra Nativa US es un proyecto de Social Environmental Entrepreneurs, una asociación no lucrativa autorizado por el código IRS 501(C)3 en los E.U.A.
Tierra Nativa A.C. es una asociación civil no lucrativa en México

Mapa del Sitio | acceso |  
Copyright © 2018 www.tierranativa.org by xnet.com.mx